Panegírico de Juan Bergua

http://leaving-salonica.blogspot.com/

Panegírico de Juan Bergua, ícono de los mercadillos de libros usados

Cara Teófila,
Le escribo estas líneas para referirle que llegó a mis manos un libro de 500 páginas en rústica, con texto doble: “El Libro de los Muertos” de los antiguos egipcios, seguido de “El Bardo Todol“, el libro tibetano de los espíritus del más allá.

Es curioso lo que llama la atención en esta publicación, ya que el contenido es en este caso algo tedioso. Compréndame y dispénseme, es que son 300 páginas dedicadas a detalladas instrucciones para entrar en una muerte representada por universos espirituales formales, basados en conceptos ajenos a nuestro imaginario. Pero en las otras 200 páginas, que no dejan de ser tediosas, aparece sin embargo la figura de este señor Juan Bergua, que publicaba sus libros como no podía ser de otra manera, en la editorial “Clásicos Bergua”. El libro en cuestión aparece como “Traducido por primera vez al español” por este señor, la segunda parte incluso lo tradujo directamente del tibetano y en la primera se anima incluso a discutir a encumbrados descifradores de jeróglificos egipcios.

El caso es que este señor también es autor de una Historia de las Religiones de 5 tomos (2500 páginas), así como 2 tomos de una mitología universal que abarca los 5 continentes. El Libro que tengo en mis manos pertenece a una colección de libros también “traducidos, prologados y anotados” por el Sr. Juan Bergua, que incluye 6 libros tales como El Ramayana hindú, El Kalevala (de la mitología lapona), Los Vedas indios, Los Libros Canónicos Chinos (Confucio y Mencio), El Corán y El Avesta (Mazdeísmo). Su extenso listado incluye la traducción de los clásicos griegos y hasta se atrevió con el folckore español.

Quién fue este extraño y prolífico personaje? Aparece en mis ojos como uno de esos científicos humanistas, hijos de familias algo acomodadas, con ese liberalismo que hoy vemos tan conservador, pero que no lo salvó de marchar al exilio francés luego de la guerra civil española. Desesperado por el conocimiento, pero sobre todo por clasificarlo y encuadrarlo en una cosmovisión de una sociedad industrial, eurocentrista y cristiana. Le he creado el neologista rótulo “iluminista post-industrial”, pero por favor indíqueme si ya existe algo para llamar a esta gente, ya que mis conocimientos filosóficos son algo vulgares. Por supuesto, lo que el hombre llama Historia de las Religiones, no tiene nada que ver con la materia que defendiera nuestro querido Mircea Elíade. Para el Sr. Bergua la Historia de las Religiones es sólo una colección de creencias incorrectas que fueron evolucionando hasta llegar hasta el punto máximo de avance espiritual, es decir, el cristianismo. Con decirle que en su largo preludio a “El Libro de los Muertos”, lo describe como “una de las más grandes supercherías y de las más completas imposturas sacerdotales de la antigüedad”: ¡destruye “su” propio libro antes de que lo leamos!. E increiblementereniega de cualquier posibilidad de universalidad o sano esoterismo -visto como conocimiento oculto bajo capas de cebolla-.

Intenté encontrar algúna referencia biográfica en la Biblioteca de Bibliotecas, pero me fue imposible por lo que mis opiniones sobre la personalidad del Sr. Juan Bergua están pobremente documentados. El hombre se abrió a la historia de las religiones por un callejón sin salida, en momentos en que otros científicos desde la psicología y la antropología abrían calles con más futuro, pero al que por medio de estas epístola gusto en otorgarle el dudoso honor de ser un ícono de los mercadillos de libros usados.

Vaya entonces este homenaje para el señor Juan Bergua, y a su amada tibetana que le enseñara el idioma, para luego volver a su mágico e irreal país y perderse para siempre.

Esperando que tan larga declaración no merme su atención en mis futuras epístolas, la saludo como Vd merece,
Teófilo.