Tag Archives: juan bergua

Cena en la casa de Sócrates

En su reportaje en Suite101 sobre los Sueños, cómo se interpretan, Eduardo Daniel Melgar nos cuenta una historieta de una cena en la casa de Sócrates.  En sus palabras:

Los méritos hacen la humildad

“Los sabios antiguos no eran fáciles de hallar, nadie sabía dónde vivían ni con quién. Cuenta Juan Bergua, eminente traductor español y comentarista de documentos antiguos que cuando Sócrates llevó a unos amigos filósofos a la casa, su esposa llamada Xantipa, les echó una palangana de agua encima, para que “los vagos” se retiraran. Es que las personas no comprenden fácilmente el interés por las cosas no palpables, pero son los primeros en hacer las colas cuando existe un prestigio o fama que antecede a las ilusiones y posibles engaños.”

Reportaje “Bergua, El Polígrafo”

Saludos a José Antonio Millán por escribir un interesante resumen de la vida de Juan Bautista Bergua en su pagina web.  Los comentarios de sus lectors tambien son respetuosos.  Gracias a todos.

Elena Rius dijo…
“Interesantísimo. Conocía a Bergua por haber utilizado tantísimas veces sus “Mil mejores poesías”, que creo que nos introdujeron a toda una generación en la poesía, pero no sabía nada del resto de su actividad. Claramente, otro de esos personajes a reivindicar y recuperar.”

Aquilino dijo…
“Juan B. Bergua, como él gustaba de firmar en sus obras, no será reconocido como se merece… Razones hay varias: por una parte, al poder (a cualquier poder establecido) no le resulta nada fácil incluir a un libre pensador y humanista como él entre los suyos; por otra, la búsqueda de respuestas como inquietud de vida no pasa por el mejor momento. Sus traducciones de los clásicos y sus obras, puestas al alcance de cualquier bolsillo, merecerían sólo pòr ello, la gratitud de todo un país… ¡Pero tuvo la mala suerte de venir al mundo en España!”

“Juan B. Bergua, para mí la persona que más ha hecho por España”

Según el blog especiesdedespieces.blogspot.com

“… Juan B. Bergua, para mí la persona que más ha hecho por España en el siglo XX, al traducir (¡él mismo!), anotar (¡uno por uno!) y publicar (con amor diferenciado) las obras más importantes de la literatura universal. O sea, de la literatura. Por eso resulta tan doloroso este error que no alcanza uno a explicarse.

Afortunadamente, sus herederos perpetúan su labor con nuevos medios. Me siento agradecidísma.

En honor a la verdad que tanto amaba nuestro querido Bergua, hay que decir que encontramos a algunos que le mandan un recuerdo o un extravagante homenaje, y un puñadito de menciones.”

Una nota de el blog especiesdedespieces.blogspot.com:

“Me permito recomendar el Arco Iris Literario y el Cometa Literario, que son de cuentos de Bergua, literatura heterodoxa donde las haya.”

Un comentario de “el Zurdo” en el mismo reportaje:

“Pues yo tengo (esto va de eso, ¿no?, de reunir firmas para que resuciten a Bergua) el volumen de Las Leyes de Platón y Epínomis que, desde el lunes, todo el mundo tiene clarísimo que no es de Platón, sino de un alumno aventajado (y, seguramente, también avejentado). No creo que ninguna obra (a no ser que esté prologada por el propio Bergua) contenga una introducción más divertida y más delirante.”

Respuesta de La Crítica Literaria:

¡Muchas gracias y un abrazo!


Juan B. Bergua – 100 años de carrera literaria

Tras treinta y dos años de nueva lucha, Juan Bautista Bergua llegó a su fin casi centenario. Murió el 9 de junio del 1991, cuando le faltaban tres meses para cumplir los cien años. Si bien nunca tuvo problemas de salud, en los últimos años de su vida le faltaba la vista y no podía leer prácticamente. Las pruebas de las reediciones las tenía que mirar con una gran lupa, pero esto era agotador y prácticamente aceptaba lo que le presentaban los amigos que le ayudaban. Estos añadían a veces en las reediciones notas o comentarios particulares que les parecían divertidos o interesantes, sacados de las conversaciones con Juan Bautista Bergua, pero sin mayor importancia. La obra que más sufrió fue las Mil mejores poesías de la lengua castellana, pero registralmente el autor es José Bergua. En la Edición Platino se han corregido los cambios significativos. Téngase en cuenta, que aquí era muy fácil intercalar o quitar una poesía.

El adagio latino del encabezamiento de estas notas define a la perfección su pensamiento, diríase que se hubiera escrito expresamente para él. Murió en su cama, dulcemente, sin dolor. Si hubiera ángeles arrullarían su sueño.

Continuar al siguente paso.

Juan B. Bergua – Su Vuelta A España

En el 59 le avisan que su hermano tiene cáncer. En el Consulado de Toulouse los amigos estudian su caso y le aseguran que no tiene nada que temer si vuelve. Aunque le da miedo, José, al que siempre había cuidado como a un hijo, se muere. El panorama que encuentra a su vuelta, aunque en teoría ya lo conocía, es desolador. Todo se ha perdido. La casa de Getafe, las propiedades de Sallent de Gállego, la librería y en la editorial no sólo no se ha hecho nada nuevo, sino que está en manos de un distribuidor. Cualquier explicación da igual, José se está muriendo. Hay que empezar de nuevo, pero ahora no tiene 20 años, sino 67. No obstante comienza otra vez. Afortunadamente tiene toda la obra preparada en el exilio y las dificultades con la Censura, si bien siguen existiendo, no son la barrera infranqueable que decía José. Por qué motivos lo hacía no hace al caso. La realidad es que Juan Batista Bergua tiene que volver a empezar, como si el tiempo hubiera vuelto atrás 50 años. Es la obra hecha en el exilio la que le permite arrancar con una aparente actividad inusitada. La cantidad de títulos publicados en los primeros años 60 están hechos en realidad en los 22 años anteriores.

Continuar al siguente paso.