Tag Archives: religión

El Avesta

El Avesta (zoroastrismo)

El  libro sagrado del zoroastrismo iraní es el Avesta. En su traducción  actual, está compuesto de dos grandes partes.

La primera parte, encontramos con los textos litúrgicos , consistentes en himnos para los sacrificios, normas referentes a todas las circunstancias de la vida, los ritos y acciones de purificación del mal. Se encuentran también en él varias narraciones cosmogónicas,  mitológicas y una colección de oraciones y de invocaciones.

La parte segunda  la compone el Pequeño Avesta, más reciente en el tiempo, que los libros precedentes, y cuyo contenido lo forman himnos de gran belleza poética dirigidos a las diversas divinidades secundarias,  que el mazdeísmo tardío ha incorporado a la religión monoteísta de Zoroastro. Dichos himnos servían para las devociones privadas y podían ser recitados tanto por los laicos como por los sacerdotes.

La parte más antigua del Avesta, por su morfología, su sintaxis y su métrica, muy parecidas a las de los Vedas , se distingue de todas las demás partes: se trata de una serie de 17 himnos, aproximadamente de un millar de versos, y constituyen la fuente más auténtica para conocer la vida real de Zoroastro.

EL AVESTA
Zoroastro y Juan B. Bergua Paginas: 391
ISBN: 9788470830839
Editorial: Ediciones Ibéricas
Categoría / Grupo: LOS GRANDES LIBROS SAGRADOS
Formato: rustica, bolsillo

LOS VEDAS
Vyasa y Juan B. Bergua Paginas: 630
ISBN: 9788470830938
Editorial: Ediciones Ibéricas
Categoría / Grupo: LOS GRANDES LIBROS SAGRADOS
Formato: rustica, bolsillo

EL MITO DE JESUS, Georg Brandés

Georg Morris Cohen Brandés (1842-1927) nació en Copenhague de padres judíos no practicantes. Estudia en la Universidad de Copenhague y obtiene en 1864 la licenciatura en Estética. Era una especialidad, que no sólo cubría la Estética en la pintura sino también en la literatura. Sin ser un equivalente exacto, algo así como Historia del Arte. Tras graduarse, trabaja como lector, profesor ayudante, de Estética en la Universidad.
Bajo la influencia de Hippolyte Taine y de Saint-Beuve abandona el punto de vista hegeliano, tan popular entre los eruditos de la Dinamarca de la época, y presenta su tesis doctoral en 1870 sobre la Estética Francesa de Nuestro Tiempo. En los años siguientes causa un gran impacto en los ambientes culturales, no sólo daneses sino también escandinavos, con sus conferencias (1872-1877) sobre las Corrientes Principales de la Literatura del siglo XIX, publicadas en seis volúmenes entre 1872 y 1890. Brandés decía que Dinamarca llevaba un retraso de 40 años respecto a Europa y defendía rechazar el idealismo abstracto y promover las ideas progresivas para reformar la sociedad moderna. Huelga decir que sus conferencias se convirtieron en puntos de agitación que promovían la ira de los círculos conservadores. La consecuencia es que le denegaron la cátedra de Estética que le habían prometido como reacción a su origen judío, a su ateísmo y a sus ideas anticonservadoras.
De sus viajes por Inglaterra, Francia e Italia, 1870-71, vuelve impresionado por el arte renacentista y también, así lo expresa, por el asombroso clima mediterráneo.    Durante 1874-77 publica con su hermano una revista Det nittende Aarhundrede, pero no tiene éxito. Abandona Dinamarca y vive en Berlín durante cinco años. Es aquí donde publica sus monografías sobre Disraeli, Lasalle, sobre el poeta y teólogo sueco Esaias Tegner y sobre Kierkegaard. Se convierte en líder principal del movimiento naturalista. Defiende que los autores se ocupen de los problemas de género, ateísmo, matrimonio, propiedad privada y también defiende el ultraindividualismo desde 1879 en el Radicalismo Aristocrático (Aristokratisk Radicalismo).
En Corrientes Principales de la Literatura del Siglo XIX, defiende que la literatura, principalmente en Alemania, Francia e Inglaterra, tiene una gran deuda con la revolución francesa y critica a Coleridge, Novalis y Lamartine a los que considera como representantes del orden conservador. Este punto de vista causa sensación en su época. En 1898 da una serie de conferencias en Copenhague, descubre a Nietzsche y como éste, defiende que los genios son los grandes productos de la cultura. Es así que publica biografías de Shakespeare, Goethe, Voltaire, Cesar y Miguel Angel. Durante sus últimos años viaja profusamente y finalmente, la Universidad de Copenhague, tras treinta años de trabajos, le concede la cátedra de Estética, reconocimiento tardío pero justo.
Su oposición a la primera guerra mundial y su escepticismo religioso hacen de él una figura controvertida. Se niega a apoyar el nacionalismo judío durante décadas, aunque al final favorece el establecimiento en Palestina de un futuro estado de Israel.
El Mito de Jesús (Sagnet om Jesus) lo presenta en una convención en Ginebra en 1925, publicándose en francés un poco antes que en danés, si bien parece un francés escrito por un danés. No es extraño ya que que hasta 1945, tras la explosión de las primeras bombas atómicas, el inglés no adquiere su carácter actual de lengua franca universal y es el francés el que ocupa este lugar, conociéndosele como idioma de la diplomacia. Por supuesto, El Mito de Jesús provoca, y ha provocado, ataques profundos de las jerarquías y medios religiosos, en especial de los católicos. Georg Brandés muere el 19 de Febrero de 1927.